A.Anahí


Entonces podremos reencontrarnos en resonancia con el lugar y crecer en comunión con el cielo y con la tierra. Es entonces cuando volveremos a hablar de Arquitectura.