Si seguimos abriendo nuestra sensibilidad natural y ampliando nuestro sistema de relación con el entorno podremos identificar la expresión de los cinco elementos a través de las texturas, los volúmenes, colores, elementos, materiales o circulacion del aire y respiración de un lugar y trabajar para equilibrarlos junto a los usuarios.